Los yates de lujo más excesivos del mundo

yates

– Miles de metros cuadrados con las más excéntricas comodidades hacen de estas embarcaciones auténticas mansiones flotantes.

El verano pasado, turistas y habitantes de Ibiza se vieron sorprendidos con la aparición en sus costas del “Eclipse”, considerado el segundo yate más caro del mundo. El motivo, la celebración del cumpleaños de la hija del príncipe Andrés de Inglaterra, Beatriz de York, que eligió, al igual que muchos multimillonarios, las playas españolas para disfrutar de unos días descanso. Para el resto de los mortales, este tipo de embarcaciones solo se pueden soñar cuando uno va a jugar a la loteria.

El Eclipse, propiedad del magnate ruso Roman Abravomich, es uno de los yates más largos del mundo, con 170 metros de eslora y cuenta entre sus comodidades con dos helipuertos,jardín privado y bar, dos piscinas, gimnasio, spa y 24 habitaciones dobles con pantallas de cine. Los 62 invitados que se pueden alojar en él, están atendidos por unos 50 mienmbro de servicio y tripulación. Pero no solo el lujo obsesiona a los dueños de estos yates alucinantes, también la seguridad, y por este motivo, la suite principal de Abramovich posee en sus 464 metros cuadrados ventanas blindadas, un sistema laser para deslumbrar las lentes de las cámaras fotográficas de los paparazzi, un sistema de defensa antimisiles y bombas, y un submarino con capacidad para tres personas capaz de sumergirse a cincuenta metros por si todas estas medidas fallaran, en una curiosa mezcla entre resort de lujo y buque de guerra acorazado.

Otros yates que dejan sin respiración son el Serene, construido en Italia en 2011, y adquirido por Yuri Scheffler por 330 millones de dólares, que ofrece más de cuatro mil metros cuadrados de puro lujo en alta mar;o el yate “A”, bautizado así en honor a la miss Yugoslavia Aleksandra, esposa del magnate Andrei Melnichenko, que además de estar fabricado a prueba de bombas, puede cortar el hielo de un iceberg en caso de necesidad de huida, tiene sensores de movimiento e identificación por huellas digitales, dos embarcaciones extra, y un sinfín de comodidades y entretenimientos como una plataforma de karaoke, una macrodiscoteca con la barra forrada en cristal de Baccarat y tres piscinas.




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*