Aumenta el interés por los productos ecológicos

El gasto en alimentación ecológica no deja de crecer. Cada vez son más los campos destinados a la producción de estos alimentos.

El sector agroalimentario es el fundamento de nuestra sociedad. Podemos avanzar en tecnologías de todos los tipos, pero seguimos necesitando alimentos con los que nutrir nuestro organismo. Y de todos estos alimentos, hay un interés creciente en que sean de cultivo ecológico, también denominado orgánico o bio. Estos alimentos difieren de los que consumimos habitualmente en que reciben un tratamiento que huye de los productos químicos y se vale de las pautas que tradicionalmente se han usado en el campo desde que se empezó a cultivar el terreno y a criar animales para consumo doméstico. De hecho, en España la demanda de esto alimentos es cada vez mayor, así como el número de explotaciones que se destinan a producir estos alimentos.

¿Dónde se pueden encontrar estos productos?

Cada vez son más los sitios en los que se pueden encontrar productos ecológicos. Casi todos los supermercados cuentan en sus lineales con espacios destinados a atender la demanda de estos alimentos, aunque hay muchos usuarios que prefieren ir directamente al productor que los cultiva o a tiendas especializadas.

Los motivos del aumento

Según comentan desde Mas Campo, expertos en productos de apoyo a la agricultura ecológica, la gente está cada vez más concienciada con que los alimentos que consumen. Y sobre todo buscan que sean sanos, respetuosos con el medio ambiente y que los productores reciban un precio justo por su trabajo. Factores que resumen perfectamente lo que implica la agricultura ecológica.

Además, el cliente de hoy quiere estar informado de todo lo que hay alrededor de su comida. Y saber que los procesos de producción son naturales incrementa el interés de estos por comprar alimentos orgánicos.

Otro motivo es que cada vez buscamos más esos productos de cercanía, producidos en campos locales y que no generan una alta contaminación para llegar a nuestras mesas. El concepto de slow food o comida de kilómetro 0 que no solo los consumidores estamos buscando, sino que también los grandes de la cocina apuestan por estos productos.

Por todo ello, cada vez son más los agricultores que se pasan a la producción ecológica. Algunos de ellos empiezan combinando los procesos modernos con los tradicionales, aunque la mayoría pasan destinar toda la extensión de sus campos a esta, ya que la demanda que tiene hace que prácticamente esté vendida toda la cosecha antes de sembrar.

Los más consumidos

Quienes compran productos ecológicos amplían cada vez más su cesta. Las frutas y verduras son las más frecuentes, así como legumbres y cereales. Todos ellos se caracterizan además por ser alimentos frescos, que no se procesan. Esto diferencia a los consumidores de alimentos orgánicos de quienes solo hacen la compra de alimentos convencionales. El porcentaje de alimentos procesados que se meten al carrito en este último caso indica que 9 de cada 10 productos se ha sometido a algún proceso.

¿Qué supone esto? Que quienes están convencidos de los beneficios de comer alimentos ecológicos parecen ser más conscientes de que nuestra dieta debe basarse en productos naturales si queremos mantener una salud adecuada y una mejor calidad de vida. También que estos, al estar libres de pesticidas y elementos extraños, son mucho más recomendables.

España, el principal productor europeo

Nuestro país es una potencia en producción ecológica, aunque en cuanto al consumo seguimos estando por debajo de la media. Lugares como Suiza o Dinamarca tienen un consumo medio de alimentos ecológicos por habitante 6 o 7 veces mayor que el nuestro. Aunque afortunadamente se siguen uniendo cada vez más personas a la lista de consumidores responsables.




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*